Para Bertalanffy, un sistema es un conjunto de elementos en interacción. Ello implica considerar que el cambio en uno de sus elementos, afecta al sistema en su conjunto; para comprender un sistema, es necesario no sólo conocer los elementos que lo componen, sino que también sus relaciones (von Bertalanffy, 1976). Por ejemplo, en el caso de una familia, el uso del concepto de sistema implica asumir que:

  1. a) Si uno de sus miembros modifica su comportamiento, ello afectará al sistema en su conjunto.
  2. b) Para comprender al sistema familiar, no sólo basta con comprender a cada miembro, se deben conocer las relaciones entre ellos.

La TGS plantea, por tanto, al igual que la cibernética, un claro cuestionamiento a la epistemología reduccionista y analítica que se había impuesto en las ciencias humanas, a partir de las ideas de Newton. Lo anterior ocurre dado que el pensamiento reduccionista conlleva asumir que el estudio de una unidad aislada permite predecir y explicar la conducta de la totalidad. Asimismo, desde el pensamiento analítico, se recomienda subdividir el todo y estudiar sus elementos constituyentes para comprenderlo. Desde la lógica analítica y reduccionista, se concluye que la suma de las partes es igual al todo. Sin embargo, para la TGS el todo es más que la suma de las partes (Von Bertalanffy, 1976).

El biólogo Ludwig von Bertalanffy (1901-1972) acuñó la denominación teoría general de sistemas, refiriéndose a un amplio marco integrador entre las ciencias naturales y las ciencias sociales. Bertalanffy llegó a la conclusión que desde el campo de las ciencias sociales, no necesariamente desde la biología, era posible extraer elementos empíricos globales, los que mostraban aplicabilidad a diversas disciplinas. En 1954, durante la reunión anual de la Asociación Americana Para el Avance de la Ciencia, se conformó el proyecto de constitución de una sociedad dedicada a la investigación general de los sistemas.

Principios de la Teoría General de Sistemas

  • Totalidad: El sistema trasciende las características individuales de sus miembros
  • Entropía: Los sistemas tienden a conservar su identidad
  • Sinergia: Todo cambio en alguna de las partes afecta a todas las demás y en ocasiones al sistema
  • Finalidad: los sistemas comparten metas comunes
  • Equifinalidad: Las modificaciones del sistema son independientes de las condiciones iniciales
  • Equipotencialidad: Permite a las partes restantes asumir las funciones de las partes extinguidas
  • Retroalimentación: Los sistemas mantienen un constante intercambio de información
  • Homeostasis: Todo sistema viviente se puede definir por su tendencia a mantenerse estable
  • Morfogénesis: Todo sistema también se define por su tendencia al cambio

    Para la TGS, es relevante atender y considerar el todo, no las partes aisladas. Por tanto, plantea la relevancia de las interacciones, del contexto, así como el carácter indivisible de los fenómenos, frente a la noción de sumatividad planteada por la visión causalista lineal.

    SUBIR