La Psicología del Coaching incluye todos aquellos conocimientos psicológicos que pueden contribuir a enriquecer el coaching y formar a los profesionales que, con independencia de sus estudios previos, deseen prepararse para trabajar como coaches.

La psicología como garantía

Un psicólogo, por su parte, es alguien que ha estudiado durante años y de forma rigurosa y sistemática todas las cuestiones relacionadas con la psique humana, el desarrollo de aptitudes, y las técnicas y métodos que permiten que una persona mejore en su ámbito y pueda lograr sus objetivos personales y profesionales. Además de su formación universitaria reglada, el psicólogo debe formar parte de un colegio oficial profesional, aceptando así unas consignas éticas y deontológicas comunes para todos los profesionales del sector, hecho que garantiza al cliente la seriedad y confianza en el servicio que se le prestará.

El psicólogo tiene una formación específica sobre las técnicas comunicativas y de entrevista, además de mayores conocimientos acerca de los procesos psicológicos, hecho que le permite ser un mejor intérprete de la personalidad del cliente y de su casuística psicosocial y/o laboral.

El psicólogo tiene en su haber varios enfoques metodológicos y distintas técnicas con las que tratar al cliente, dependiendo de su personalidad o sus objetivos. Puede aconsejar y dar pautas de actuación, entrenar distintas capacidades, y en definitiva puede intervenir directamente sobre las necesidades del cliente.

Los coaches no psicólogos.

Siguen una metodología distinta que se basa en sugerir y posibilitar la vida del cliente a partir de la conversación y el método socrático, pero no puede intervenir directamente puesto que no está facultado ni dispone de los recursos para ello.

El psicólogo, a diferencia del coach (si ejerce el Coaching de forma rigurosa), puede ofrecer al cliente diferentes metodologías de intervención, de acuerdo a su enfoque. Puede prescribir tareas, aconsejar o dar pautas de actuación, entrenar habilidades o recursos, etc., en definitiva intervenir de forma directa. Si usted acude a un coach no psicólogo que interviene directamente sin limitarse a sugerirlo a partir de la conversación, cuidado porque puede que se esté extra-limitando haciendo cosas por las que no está preparado.

El problema radica en la forma de vender el coaching. Mientras la Psicología se rige por los principios formales marcados por el Colegio profesional, el Coaching tiene la libertad propia de una profesión no regulada formalmente, lo que provoca que los coaches no psicólogos ofrezcan servicios por los que no están preparados, usen testimonios “sospechosamente” favorables, y utilicen tarifas a menudo desmesuradas, más como estrategia de marketing que no correspondiéndose a la calidad del servicio y la experiencia del profesional.

¿En qué consiste un proceso de Psicologia del Coaching?

OBSERVAR
La observación será fundamental para que el entrenado encuentre soluciones. A través del posicionamiento en nuevos puntos de vista, y la observación de los paradigmas, creencias y conductas que se practican, el individuo podrá elegir entre nuevas alternativas que le apoyen a construir los resultados que busca.

TOMA DE CONCIENCIA
La observación permite la toma de conciencia, básicamente acerca de nuestro poder de elección. El entrenador centrará al pupilo en las elecciones que toma y las consecuencias que ellas crean, brindándole herramientas específicas para elegir con mayor efectividad y elegir conscientemente.

DETERMINACIÓN DE OBJETIVOS
Es esencial para todo proceso de coaching, el contar con objetivos claramente definidos. Este será el paso crucial hacia la obtención de los mismos y servirá de guía para la toma de decisiones y acciones.

ACTUAR
Una vez reunida toda la información, hay que actuar de una forma sostenida en el tiempo. El entrenador acompañará de cerca este proceso superando las dificultades que suelen aparecer en la puesta en práctica.

MEDIR
En todo momento es imprescindible comprobar si nos acercamos o nos alejamos del objetivo marcado. Esto permitirá tomar acciones correctivas y así contribuir a la obtención de los logros buscados.

ACCIÓN COMPROMETIDA
Todo proceso de coaching concluye con una acción comprometida alineada con el plan de acción establecida previamente entre el entrenador y el cliente.

MOTIVAR
Basándonos en esta nueva forma de aprendizaje conseguiremos incrementar la productividad de las empresas dentro de un proceso de mejora continua permanente y ayudar a los miembros de la organización a alcanzar objetivos personales y profesionales acordes con el objetivo de la misma.

LIDÉRATE PARA LIDERAR
Coaching para directivos de equipos de trabajo que necesitan mejorar su liderazgo. El líder será capaz de comunicarse asertivamente, convertirse en un referente para su equipo de trabajo, conseguir herramientas motivacionales para alcanzar los objetivos planteados, alinear los valores del equipo con los objetivos de la empresa, conocer las necesidades y capacidades de cada trabajador y definir el modelo de gestión más adecuado para su equipo.

EQUIPOS DE ALTO RENDIMIENTO
Para equipos que necesitan mejorar su rendimiento o que se encuentran en procesos de creación. Que el equipo reconozca sus dinámicas y hábitos de relación y funcionamiento interno, aprendan a gestionarlos para mejorar y así seguir evolucionando como sistema.

El objetivo es conseguir un equipo más maduro, capaz de generar nuevas dinámicas que permitirán abordar cambios y retos futuros, con una mayor eficiencia.

INTERVISIÓN
Coaching para directivos y gestores de equipos que están viviendo situaciones que desean cambiar o mejorar con sus equipos de trabajo. Intercambiar experiencias y complementar la visión personal del directivo con las diversas visiones de los participantes, con el objetivo de abrir el campo de visión y de análisis del caso en concreto.

El programa orientará en la mejora de la comprensión y aumentará las alternativas posibles de intervención.

Cómo se desarrolla el programa

Fase 1
Diagnóstico del perfil directivo actual del líder.

Fase 2
Definición del modelo de liderazgo deseado y del plan de acción para alcanzarlo.

Fase 3
Proceso de intervención para llevar a la práctica el nuevo modelo de trabajo establecido con el líder.

Fase 4
Evaluación de los cambios y mejoras.

Durante todo el proceso el coach acompañará al líder mediante sesiones individuales y sesiones de supervisión con el equipo, para ver cómo se desarrolla el nuevo patrón de liderazgo.

 

Converse con nosotros...

Nuestros psicologos están preparados para entender su solicitud, conversemos y de seguro le ayudaremos a mejorar la gestión laboral en su empresa...

SUBIR